Casas de Esperanza es un ministerio enfocado en alcanzar y ayudar a gente en situaciones desesperadas para traer esperanza y dignidad. Construyendo casas en un periodo de tres días, buscamos que tengan una casa digna y un refugio para su familia, todo con la meta final siendo que conozcan a Cristo, quien trae transformación a sus mentes y vidas.

IMPACTOS POSITIVOS

 

En América Latina, las familias necesitan 5,4 veces sus ingresos anuales para comprar una casa

 

– Fuente: AHS 50-75% de las viviendas familiares son propietario construido

– Fuente: JCHS la Universidad de Harvard 30% de las viviendas están hechas con basura

– Fuente: INEGI

 

 

IMPACTO ECONÓMICO

 

Librerar de deuda por un hogar ayuda a aprovechar las familias a salir de la pobreza, Asi los fondos no solo se van a destinar a tratar los niños enfermos y luchar por mantenerlos  a temperatura ambiente, en lugar de ello, esos recursos pueden ser utilizados para la escuela y otros artículos de primera necesidad

 

IMPACTO EDUCATIVO

 

Un niño sin hogar es 3 veces más probable que no asista a la escuela. – Fuente: endhomelessness.org

 

Experiencias educativas de los niños pobres limitan las perspectivas de un futuro productivo y las aspiraciones a tener una carrera – Fuente: endhomelessness.org

 

Un entorno estable fomenta el aprendizaje y es más probable que asistan y permanezcan en la escuela.

 

IMPACTO EN LA SALUD

 

     2,5% de los niños menores están mas expuestos a contraer una enfermedad – Fuente: La Crónica de Mexicali

     Los niños sin hogar son 2x mas propensos de sufrir de asma, infecciones de oído, problemas estomacales y del habla – Fuente: nationalhomeless.org

     Pasar de la tierra a un piso de concreto reduce la diarrea recurrente en un 43% – Fuente: nationalhomeless.org

 

Reduce la incidencia en enfermedades debido a los pisos de tierra ya que Mejora la calidad de vida en general.

 

IMPACTO SOCIAL Y EMOCIONAL

 

     Los niños sin vivienda adecuada sufren más problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión y el aislamiento -Fuente: Nationalhomelessness.org

     Los niños tienen el doble de probabilidades de experimentar hambre crónica persistente y cuatro veces más probabilidades de sufrir retraso en el desarrollo,  – Fuente: nationalhomelessness.org

 

Estabiliza el bienestar emocional Fortalece vida en el hogar y el matrimonio como se eliminan los problemas básicos de supervivencia.

 

IMPACTO ESPIRITUAL

 

     Las familias que luchan por mantener a sus hijos seguros y sobrevivir una noche mas , se sienten atrapados. Les resulta difícil ver más allá de su situación.

 

Una demostración práctica del amor de Dios para ellos inspira una respuesta a querer dar la espalda.

Contacto

VISIÓN

Nuestro sueño es ver a las familias y comunidades transformadas de una manera holística, sin embargo, nos damos cuenta que la casa es sólo una pequeña parte de eso. Sabemos que el primer paso para ver el cambio tiene que ser Dios entrando sus vidas y trayendo una transformación de mentalidad para liberarlos de la ceguera y traer una comprensión de cómo caminar en esa libertad. Debido a esto, como en Mazatlán, trabajamos de la mano con la iglesia local con el fin de ver un mayor discipulado y seguimiento con las familias, y trabajamos en sólo una o dos comunidades a la vez con el fin de ver el esfuerzo más enfocado y tener la capacidad para seguir el progreso. Una de las cosas prácticas que hemos cambiado, en alineación con el deseo de dar mayor dignidad a las familias, es que hemos puesto un precio nominal en la casa, con la esperanza de ver un sentido más fuerte de propiedad desarrollado por el esfuerzo que hacen.

  • ¿Tengo que tener experiencia en construcción?

    ¡No! Eres bienvenido sin importar de tu nivel de experiencia, que sea mucho o poco. Lo único necesario es la disposición de servir y trabajar.

  • ¿Cuántas personas puede estar en un equipo?

    El equipo ideal se compone de 10 a 13 personas por hogar. Sin embargo, aceptamos equipos pequeños y más grandes; es necesario estar en comunicación con nuestros para saber sobre el tamaño de su equipo.

  • ¿Cuánto cuesta?

    Nuestros precios se dividen en cuatro secciones:

     

    CASA

    $6,500 USD

    Este costo cubre todos los materiales necesarias para construir la casa, Si te gustaría hacer una contribución extra para la casa (muebles, refrigerador, estufa, ropa, juguetes, etc), será la decisión de cada equipo, quien se encargará de los costos por separado.

     

    CUOTA DEL PROGRAMA

    $15 USD/persona/día

    Jucum Durango cobra $15 dolares por persona por día, lo cual cubre los gastos de transporte, snacks/botana en la construcción, y la comida.

     

    CENA

    Cada equipo se hará responsable de sus cenas. Tenemos muchos restaurantes con una gastronomía variada en Durango, todos con diferentes niveles de accesibilidad económica.

     

    VIAJE

    Equipos que nos visitan de otras partes se encargarán de su transporte hacía Durango. Podemos asistir con recomendaciones de transporte y logística (aerolíneas/ camiones, horarios, etc), entonces comuníquenos

     

    HOSPEDAJE

    Durango tiene varios hoteles buenos en el centro de la ciudad que tienen diferentes precios y servicios. Háblanos para poder ayudarte escoger la mejor opción para tí y tu equipo.

  • Cuánto tiempo de anticipación necesito dar para construir?

    Pedimos que reservas tu fecha con un mínimo de 3 meses de anticipación. Esto nos da tiempo para hacer los preparativos necesarios para recibirte, y pedimos que el pago completo se realiza un mes antes de tu llegada.

  • ¿Cómo elijen a las familias?

    Hay tantas familias necesitadas de la zona en la cual estamos trabajando que seguro es una batalla! Ya verás cuando llegues aquí cuánto te gustaría poder ayudar a todos. Hemos tratado de limitar la búsqueda tomando en cuenta los puntos siguientes.

     

    Locación- Porque trabajamos en una comunidad a la vez con el fin de construir más relación tanto con las familias y la iglesia, la familia necesita vivir en esta comunidad específica.

     

    Propiedad – La familia debe ser propietario de su tierra, o sea hacer el pago adecuado del mismo.

     

    Curso de 8 semanas- Debido a la abrumadora cantidad de aplicaciones, incluso dentro de esta comunidad en la que estamos construyendo, hemos comenzado a exigir a las familias a asistir a un curso de 8 semanas dada por Jucum antes de entrar en la lista de espera de un hogar. Es una gran manera de comenzar la construcción de relaciones, compartir el Evangelio, e iniciar el proceso de transformación de las mentes y corazones!

     

     

    Economía-  “ingresos mínimos”, estamos buscando familias que de algún modo no serían capaces de proporcionar un hogar para ellos mismos, o al menos no por mucho tiempo. El ingreso típico de las familias en el área en la que construimos es de entre $ 100 y $ 200 al mes.

     

    Condiciones de vida- Cada solicitante es entrevistado en su casa con el fin de conseguir una comprensión de la situación que actualmente viven. Preferencia más alta se da a los que viven en condiciones más precarias.

Preguntas Frecuentes

HISTÓRIA

 

Hace varios años, mientras trabajaron en Juventud con una Misión, Mazatlán (o Jucum), Edgar y Amber Morales sintieron que Dios los estaba llamando a comenzar a trabajar con las comunidades en pobreza extrema y en 2006 comenzaron a construir viviendas para las familias en las situaciones más vulnerables, con el deseo de mostrar el amor de Dios en una forma práctica. Sin ningún conocimiento real de la construcción, comenzaron a edificar viviendas, con la seguridad  de que al menos era lo que Dios los estaba llamando a hacer, y aprender el arte de la misma en el trayecto. Tuvieron el privilegio de ser parte de 180 viviendas construidas en Mazatlán, y de ver realmente  cuán poderoso es el amor de Dios, estas personas experimentaron el amor de Dios a través de algo tan tangible como estas casitas.

 

Hace algunos años, Dios llamó a Edgar y Amber a abrir una base de Jucum en la ciudad natal de Edgar, Durango. Después de formar un equipo para continuar con el trabajo que comenzaron en Mazatlán, se mudaron en otoño de 2015 a Durango, sintiendo que debían seguir con la misma misión de construir casas, deseando comenzar con lo que ya tenían en las manos. Pero ahora contaban con la experiencia, sin embargo sabían que debían  hacer algunos ajustes. La diferencia de clima entre Mazatlán y Durango los hizo cambiar toda la estrategia de  construcción con el fin de proporcionar una mayor protección contra las temperaturas extremas. También anhelaban,si les fuera posible, añadir fontanería y un baño a la casa, que podría dar, más dignidad a las familias involucradas.

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.